Comida para serpientes

RESEÑA 

En la segunda historia de la trilogía, Mitri Jiménez regresa a Santo Domingo después de haber cursado una maestría en la universidad de Stanford, y es designada editora en el periódico El Libertador. Sus investigaciones la llevarán a descubrir las actividades de un pastor que en realidad es un delincuente internacional que usa una iglesia evangélica para lavar dinero ilícito.

Mitri no es la única que investiga a ese hombre, un agente suizo llamado Osvaldo Stëjn, integrante de una agencia privada internacional, se cruzará en el camino de la muchacha y se convertirá en alguien muy importante para ella, incluso después de haber descubierto que él no era el estudiante universitario que él le había dicho que era. El enfrentamiento de Mitri con el diputado Pelagio Castillo continuará como el hilo conductor de la historia, pero habrá otros desafíos que la muchacha superará con la ayuda de sus amigas Yokaira y Alina.

El diputado Castillo comete un crimen, otro más, para tapar sus actividades ilícitas pero ignora que alguien aparecerá en el camino de Mitri para aportarle más pruebas que terminarán por acorralarlo.

Mitri emprende un viaje a Suiza, donde la espera Osvaldo, donde vivirá días mágicos y después tendrá un breve idilio en París con el agente suizo, pero a su regreso a Santo Domingo le esperan otros desafíos que pondrán su vida en peligro y terminará por desenredar toda la trama de narcotráfico y asesinatos que ha sido hasta entonces la vida delictual de Pelagio Castillo.

$10.00

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Comida para serpientes”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 3 =